La verdadera inteligencia

Hemos llegado a creer que una persona es «inteligente» si tiene títulos académicos o una gran capacidad en alguna disciplina escolástica (matemáticas, ciencia, vocabulario…). Pero los hospitales están atiborrados de pacientes con esas creencias. El verdadero barómetro de la inteligencia es una vida feliz y efectiva, vivida cada día, y cada momento de cada día.

Disfrutar de la vida es sencillo. Implica observar el cielo, mirar un árbol, respirar, oír el canto de los pájaros, bostezar después de una siesta o caminar.

Sin embargo, disfrutar de la vida no resulta sencillo para la mayoría de los seres humanos en todos los momentos.

Hay muchas formas de complicarse la vida: llenarse la cabeza de «ruidos» que la hagan penosa.

Si disfrutar de la vida es algo tan simple como bajar el volumen de esos «ruidos» para notar lo que sientes, ¿a qué estamos esperando para darnos cuenta de que podemos ser más felices? ¿No es un poco tonta la postura que adoptamos la mayor parte del tiempo? ¿Cómo podemos desarrollar la costumbre de actuar de forma más inteligente?

Inteligencia significa capacidad de entender o comprender.

Desarrollar tu inteligencia emocional es tomar el camino hacia tu felicidad, un camino con sentido, pero sin final, que te llevará hasta donde desees llegar.

Publicaciones Similares

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.